Alesso

Un fueguito que arde en nuestros corazones

Eduardo Galeano, el compañero trabajador mecanógrafo, pintor, cajero de banco, obrero fabril, uno de quienes nos enseñó con sus relatos el amor a la Patria Grande; que promovió en nosotros la hermandad latinoamericana, nos dejó un poco huérfanos de palabras y sueños al fallecer hoy.

VIDEO: GALEANO EN LA CARPA BLANCA

Sus libros «Las venas abiertas de América Latina» y «Memoria del fuego», trascendieron la literatura para transformarse en textos de educación política para muchos de quienes nos formamos en la resistencia a la dictadura y el neoliberalismo y abrazamos los procesos emancipatorios de nuestra América.

Andariego incansable, Galeano recorrió el continente a lo largo de toda su vida narrando sueños y esperanzas y denunciando injusticias.

Las venas abiertas de América Latina se publicó cuando Galeano tenía 31 años. Alguna vez el compañero dijo no estar preparado para escribirlo en el momento que lo hizo. Tal vez sea parte de su legado: tener el valor para hacer las cosas en el momento en el que es necesario hacerlas.

Desde la CTA asumimos que la mejor forma de recordarlo es asumir y defender el derecho a la alegría y a la lucha, tal como él lo hiciera con sus textos y sus acciones entre las que se cuentan habernos acompañado en la Carpa Blanca y promover la lucha de los compañeros maestros.

Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.

Hasta siempre compañero.


Fuente: CTA Comunica – Prensa CTERA